< Atras

La agilidad: el talón de Aquiles de Kodak, la empresa que ignoró el cambio y terminó en la quiebra

Publicado 7 de octubre del 2021

Son muchas las marcas reputadas que sirven como ejemplo de lo importante que es la agilidad empresarial. Podríamos pensar en Kodak, fundada en 1892, que casi un siglo después de su nacimiento copaba el 90% de la cuota del mercado de películas y el 85% de las ventas de cámaras en Estados Unidos. Durante gran parte del siglo XX, Kodak lideró el mercado de la fotografía. Un mercado, el analógico, que tenía los días contados.

La ironía es que fue uno de los ingenieros de Kodak, Steve Sansson, el que inventó la cámara digital a mediados de los años 70. Sin embargo, Kodak se mostró reticente a explorar un mercado nuevo. Es decir, pecó de falta de agilidad, pues el mercado digital redujo los precios de los productos audiovisuales y trajo la consolidación de otras marcas que aprovecharon la disrupción tecnológica.  

RRSS- USIL ONLIFE-1

El problema de Kodak fue la mentalidad en el seno de la empresa, que era mayoritariamente contraria al cambio. Aunque, muchos en Kodak eran conscientes de que, si las cámaras digitales se popularizaban, acabaría generándose una crisis de los carretes de las cámaras analógicas. Y así fue, la fotografía digital supuso una transformación completa en la industria. Una empresa ágil se habría subido a la ola del cambio, pero Kodak prefirió no mojarse. Décadas después vimos las consecuencias: en 2012, Kodak rellenó el Capítulo 11 del Tribunal de Quiebra de Estados Unidos en el distrito de Nueva York, para solicitar la protección por bancarrota.  

profesionales de gestión de organizaciones con marcos ágiles

Tras los años, Kodak logró salir adelante, pero no ha recuperado su época dorada. La firma representa el desafío de los tiempos que vivimos, en los que la volatilidad, el frenetismo y la incertidumbre exigen a las empresas estar pendientes de todos los cambios del entorno. “El problema es que conocer lo que te rodea ya no es suficiente. Ahora es imprescindible aprender de ello, atravesar un proceso de adaptación ágil y aspirar al éxito: ser capaces de adelantarse a las tendencias que vendrán. Y es que, hoy, los pilares esenciales de la cultura empresarial son el conocimiento del entorno, la actitud proactiva al cambio y la formación constante”, remarca Gary Rojas Camayo, profesor del Título Experto en Gestión de Organizaciones con Marcos Ágiles, impartido por USIL Onlife en colaboración con UMAAN. 

La agilidad empresarial no es una bandera que se pueda enarbolar de la noche a la mañana. Es, en cambio, un proceso que debe involucrar a toda la organización. “El propósito de la empresa debe ser compartido, los equipos tienen que formar parte de una estructura interconectada, los procesos de toma de decisión necesitan rapidez y la tecnología de última generación debe estar al servicio del crecimiento empresarial”, insiste el profesor Rojas Camayo.  

Todas las empresas deberían tomar en cuenta las lecciones que deja el caso de Kodak y aprender, sobre todo, a implementar la agilidad organizacional. La oportunidad con USIL Onlife está en el Título Experto en Gestión de Organizaciones con Marcos Ágiles.

experta en gestión de equipos de alto rendimiento con marcos ágiles

Comparte esta noticia 

Déjanos tus datos para mantenerte actualizado con todas nuestras noticias

Noticias recientes